Plaza de la Vila

La plaza de la Vila es el centro neurálgico de la vida ciudadana y el espacio más emblemático de Vilanova i la Geltrú; es un punto de encuentro habitual para niños y mayores ya que está rodeada de cafeterías, bodegas, restaurantes y terrazas, y de las principales calles comerciales peatonales. Aquí tienen lugar los principales acontecimientos y celebraciones de la ciudad.

La plaza de cánones estéticos muy románticos rodeada de palmeras, arcadas y un original mosaico en el suelo con forma de concha, ha sido escenario de diversas filmaciones y películas.

Es una de las plazas porticadas más grandes de Cataluña de estilo neoclásico romántico que fue construida en el siglo XIX sobre terrenos del antiguo convento de los Frailes Capuchinos, propiedad del indiano Josep Tomàs Ventosa, natural de Vilanova i la Geltrú, que destaca en el monumento del centro de la plaza, del que hay una réplica exacta en la ciudad de Matanzas en Cuba.

Josep Tomàs Ventosa se enriqueció en Cuba donde fue alcalde de la ciudad de Matanzas. En la ciudad cubana y en Vilanova i la Geltrú fue promotor de diferentes equipamientos sociales y educativos como bibliotecas y escuelas.

Destacan diversos edificios protegidos como a bienes culturales de interés local como la Casa de la Vila (1867), sede del actual ayuntamiento y obra de Francesc de Paula del Villar, arquitecto que inició las obras de la Sagrada Familia de Barcelona antes que Gaudí, el Centro Artesano (1866), actual Biblioteca Joan Oliva i Milà, o la Casa Olivella (1868), que fue un hotel y una clínica, todos ellos fueron residencias y legado de ciudadanos nacidos en Vilanova i la Geltrú que hicieron fortuna en las Américas, los indianos.

Ubicación de la plaza de la Vila en Google Maps